¿Totes? ¿Bolsas? Si, pero talegas todas.

Discute la doctrina si este elemento, de resistente algodón orgánico, con una densidad de 300 gramos y cómodas asas, que puede llevarse como auxilio a mano en cualquier mochila, bolso o bolsillo, debe llamarse "tote bag", "bolsa" o "talega". Todo apunta a que tote bag es el término internacionalmente aceptado, que ampara desde el lujo de Loewe a la utilidad sin concesiones de la del tendero del barrio. Aceptado queda. Pero si desde aquí apuntamos a una vuelta sin reparos a la normalidad, a eso de llamar a las cosas por su nombre sin que nos confundan con tiktokers, influencers o similares, de manera que "bolsa" parece un término cercano y cómodo. Sin embargo, si lleva en sí el germen de la confusión, y ha de aclararse si la bolsa es la de plástico, papel o de tela, propugnamos la denominación de talega, castiza, tradicional, concreta y propia.
Las revoluciones, en ocasiones, empiezan por actos sencillo. Como, por ejemplo, llamar talegas a las talegas.

Publicación más antigua